La Cueva Sequeiras
Cangas del Narcea - Asturies

J.F. Manteca (Grupu d'Espeleoloxia Gorfolí) 

 

 
 

DISCURSOS PRONUNCIADOS EN LA REAL SOCIEDAD DE OVIEDO POR EL CONDE DE TORENO

DESCRIPCION DE LA FAMOSA CUEBA DE SEQUERAS

En la Parroquia de Santa María de Xedréz se halla la prodigiosa cueba de Sequeras, muy particular por su extrañeza. Está situada al Poniente en la cumbre de los montes de dicho Lugar y parage de su nombre.

Su entrada mira al Oriente, que se reduce  á un agujero grande á manera de puerta; y entrando por esta, baxando como quatro pasos, se comienza a subir por una especie de escalera  muy ancha, que forman las mismas peñas, siendo necesario asirse siempre de unos grandes pilastrones, que sirven de pasamano.Luego que se suben trescientos pasos sigue derecha la cueba como otros trescientos, poco mas ó ménos. Pasado este tramo, se llega a un hueco de bastante extensión , y mucha altura, y aquí parece que se acabó la cueba; pero se observa, que á un lado de esta habitacion (llamémosla así) hay en la superfie una especie de ventana larga y estrecha, y entrando por ella, á treinta pasos en el mismo tramo se encuentra otra  cueba redonda, que vulgarmente llaman el Pozo, aunque carece de agua todo el tiempo.Para seguir adelante se necesitan fixar unas vigas largas, que alcancen de parte á parte las peñas, y se pasa por encima de ellas.

Descendiendo despues á lo profundo del pozo por otro conducto bastante trabajoso, se halla otra puerta, que dando vuelta á mano izquierda, y siguiendo por ella, se camina por un trecho de sesenta pasos, que dirige a otra habitación redonda, cuya cubierta asimila á la de una media naranja, siendo su altura de veinte varas.Tanto el techo, ó cubierta, como su piso, son de especial solidéz y blancura; y de la misma materia se ven en ellos diferentes figuras, y lo mismo en su circunferencia, originadas de las aguas, que filtran las peñas superiores en todos tiempos, que recibidas sobre un terreno arenusco, se vitrifican y cristalizan con la mucha frialdad que hay en la cueba, percibiendose en esta estancia con mayores grados el frio que en los demás parages de ella.Los particulares y grabados dibuxos, que forma y fomenta aquella agua, que se cristaliza, ofrecen á la vista un espectáculo agradable.

Se ven pirámides de todos tamaños muy perfectos, representando su techo hermosos pabellones, fabricados por la misma naturaleza.El suelo, en medio de la desigualdad que padece, causa admiracion el verle por la brillantez de sus extraordinarias vitrificaciones, las que por sus configuraciones diversas serian muy dignas del Real Gabinete de Historia Natural de nuestro Monarca, si pudieran sacarse sin romperse.

No tiene la cueba más salida, ni respiradero que el de su entrada, por cuya razon es muy obscura, y se necesita llevar porcion de luces, para reconocerla, porque si estas faltasen, seria imposible que ninguno acertase á salir de ella.El reflexo de las mismas luces, que reverbera en las cristalizaciones, representa un hermoso, natural teatro, con el que los artificiales no tienen cotejo.

Por último, hemos estado tres horas reconociendola menudamente, no habiendonos atrevido á registrar mas espacios de ella, porque para escudriñar todas sus concavidades y senos se necesitarian dias; pues se afirma por tradición de los naturales, que un hombre, que penetró en su interior, aseguró despues, que habia salido por otro boqueron distante mas de dos leguas de la entrada primera; y es verosimil, que si se profundase esta cueba, se hallase en su centro el alabastro florido por lo que denotan sus señales.

>>ver topografía

 

 

     
     
  enlace con la página espeleoastur.as