TOPONIMIA ASTURIANA Y ASOCIACIÓN ETIMOLÓXICA: DALGUNOS EXEMPLOS D’ETIMOLIXÍA POPULAR EN DELLOS NOMES DE CUEVES

 

 

Xosé Lluis del Río

Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí – Asturies

 

 

1. Entamu.

 

Munchos topónimos d’apariencia tapecía, al quedar en desusu la voz que-yos dió l’orixe, van ser reinterpretaos polos falantes, que tienden a atropar formes etimolóxicamente escures con raigaños conocíos d’aspeutu asemeyáu, surdiendo asina la etimolo­xía popular o meyor, la asocia­ción etimolóxica, espontánea y soxetiva que, sigún KURT BALDINGER, conténtase con una motiva­ción imaxinaria, ficticia. Poro, les sos consecuencies (munches vegaes nin si quier los mesmos llingüis­tes son quién a reconocer les traces d’ella en dellos topónimos) son arbitraries y dispara­taes. BALDINGER diz que la etimoloxía popular permite abondes vegaes integrar a los güérfanos prerroma­nos nuna nueva familia y que el nueu sen ye comu una segunda ánima.

 

2. A propósitu la Torca la Moría (Llanes): los moros na toponimia d’Asturies.

 

Hai un topónimu perespardíu pela marina oriental asturiana (y que tamién aporta más al Este, na rexón cántabra), que noma llugares de carauterístiques asemeyaes y traces perdefiníes: La Moría.

 

D’acordies col analís de les caraute­rístiques de los llugares nomaos asina (VILLAVERDE AMIEVA recueye nel so trabayu 17 nomes dende Güerres, en Colunga fasta Buelna, en Llanes), La Moría vien a nomar a un tarrén d’orixe kársticu: tarrén pedregosu, con abonda piedra caliar, con cuetos y hoyos y averáu a la mar.

 

La Torca la Moría (Puertas, Vidiagu, Llanes) ye un pozu-rampla de 8 m. que fina nuna sala ribayosa col suelu de piedra suelto, que baxa fasta los 12 metros de fondura.

 

Vemos en VILLAVERDE AMIEVA que La Moría de Puertas ye una zona de finques de praería, con abondos cuetos y tarrén malo, que da a la mar, ente Payariegu al Oeste Rotalvieya al Sur y La Boriza de Riegu, al Este. D’esti topónimu hai cites nel Real Apeo, asoleyáu por FERMÍN CANELLA.

 

Asina, el 19 d’ochobre de 1712, Antonio de Noriega, vecín del llugar, sabe que dicho lugar de Puertas tiene sus términos por la parte de el Nordeste con el lugar de Riego; desde el Espino de la Moría, á el cueto de Entrepeñas... Cuatru díes dempués, José de Haces, vecín tamién, declara con paecíu testimo­niu que dicho lugar de Puertas tien en sus términos por la parte de el Nordeste con los de el lugar de Riego, do dicen el espinu de la Moría. Y pa finar, un tercer vecín, llamáu pa esllindar otra vuelta los términos del pueblu, diz que por la parte de el Nordeste, dicho lugar confina y tiene sus términos con los de el lugar de Riego, do dicen la espina de la Moriya.

 

La Moría de Riegu (Vidiagu-Llanes) son unes finques con piedra (tres d’estes finques llámense La Moriuca, La Moriona y La Moría de Cuatru Caminos), llindantes al N. col muriu de Valdicu, al O. con Matuca, al S. con Sabugu y al E. col muriu de La Borizuca.

 

Nel Real Apeo, con fecha de 23 de marzu de 1713, pue lleése: Y por la parte de el Nordeste, dicho lugar tiene sus términos con los de dicho lugar de Vidiao do dicen La Espina de la Moría. Y tamién: que dentro de dichos términos hacia la parte de el Norte de dicho lugar hay un cueto que llaman la Moriya, el cual es de peñas y poca tierra y lleva árgomas, es bravío y propio de los vecinos de ese lugar. N’otra declaración del mesmu Real Apeo, fecha por otros vecinos el 27 d’ochobre de 1712, describía­se’l mesmu cuetu d’esta manera: hay un cueto que llaman la Moriva [sic] y que lleva árgomas, y es bravío, y propio de los vecinos de dicho lugar.

 

Sigún VILLAVERDE AMIEVA, habría otra carauterística xunía  a esti topónimu: no que cinca al so réxime xurídicu, las morías yeren tarrenes comunales; pocu afayaíces comu tierres de llabor, destinábense a pación del ganáu y yeren propiedá de los vecinos, siendo comunal la so esplotación.

 

Pa esti autor, el términu moría, yera n’otres dómines una voz viva na fastera asturoriental pero’l tracamundiu los sistemes agrarios nesti sieglu, aportó al desaniciu d’ella y anguañu namái que se caltién na toponimia: munchos d’estos comunales pasaren yá hai tiempu a tener un usu de calter más agrícola que ganaderu, faciéndose dixebra del indivisu orixinariu en h.azas, comu por exemplu, La Moría de Garaña, que la lleven los vecinos a razón de tres h.azas por teyáu.

 

No que cinca al topónimu que tamos analizando, La Moría, ta abondo espardía la creyencia de qu’esi nome aníciase nel tiempu los moros, dómines y xente tan presentes nes manifes­taciones míticu-folklóriques asturianes y a los que se-yos atribúin ruines, lleendes y ayalgues asgaya. Nesti sen, hai que tener en cuenta que dempués de la derrota Cuadonga (722), y ya retirándose pa la Meseta, los moros acaudillaos por Munuza son derrotaos dafecha­mente n’Olalíes (Proaza) nos accesos a los puertos de Ventana y La Mesa. Asina, “el país astur -sigún RUIZ DE LA PEÑA- quedaba llibre de dominadores musulmanes, ensin qu’éstos, pol pocu tiempu de permanen­cia nél (non más d’una decena d’años) dexasen rastru perdurable del so pasu”. Poro, ha d’enten­dese, dende una perspeutiva mitolóxica, qu’estos moros nun son sinón represen­tación de los seres de les profundidaes, talu y comu dexa apuntao XUAN XOSÉ LAJOS nel trabayu que citamos na bibliografía.

 

Otramiente, la voz asturiana moría hai que la relacionar colos topónimos d’aniciu prerromanu nes vieyes capes nomaes xenéricamente preindoeuropees, nel sustratu alpinu-cántabru-pirenaicu, sigún HUBSCHMID. El raigón prerrománicu d’esta triba pallabres ye *MOR, de sen nidiamente litonímicu: piedra, roca.

 

Les voces derivaes de MOR pasaren a significar “montón de piedres”. Asina, l’asturianu morena (balagar, montón d’herba); el portugués moreia (montón vexetal); el gallegu morea (montón, en xeneral). Tópase nestos casos una transferencia semánti­ca: “montón de piedres” (sen d’orixe, sigún COROMINAS) pasa a “montón de vexetales”. HUBSCHMID axunta estes voces al portugués morouço (montículo), al toscanu mòra (montón de piedres) y al corsu mora (montón de piedres, d’herba, de lleñe); toes elles aniciaes na raíz *MORA.

 

Paez menos nidio l’axuntar esa triba pallabres con otres  formes romances, comu les francuprovenzales morêna, moráina,  provenzal mourreno (morrena, piedres arrastraes per un glaciar). COROMINAS niega dafechamente toa rellación ente l’hispánicu morena y el tipu francés mor(r)ena, anque nun escarta qu’estes cabe­res anicien na raíz *MORA, a condición de que l’hipoté­ticu morena tornare nel provenzal y francuprovenzal morrena por influyen­cia’l parónimu morro (provenzal mourre, eminencia d’una montaña) nun cruce au l’analoxía semántica ye perfavora­tible.

 

Amás, ye bien normal qu’esti raigañu oronímicu *MOR venga xuníu al sufixu hidroními­cu -OS: d’aende’l términu moros, perespardíu per toa Asturies.

 

Cuandu’l significáu d’estos términos prerromanos ye escaecíu na llingua falada, la pantasía popular asocia MOR colos moros, personaxes a los que se-yos atribúin toa triba de lleendes y ayalgues tapecíes en montes, cueves y castiellos (llugares de la orografía nos que la piedra y tamién l’agua xueguen un papel central).

 

Aparte la interpetración hidro-oronímica, hai dellos topónimos que pueén ser a desplicase dende una perspeutiva xentilicia (derivaos del nominativu Maurus, porque asina apaeza documentao) o tamién fitonímica, pero éstos nun dexan de ser casos esceicio­nales.

 

Amás de moría, hai n’Asturies bayura topónimos emparentaos con esi mesmu raigañu, referíos a tarrenes de calter pedregosu, abondando en nomes de montes o cueves: Mora (Llanes, Ponga, Sayambre, Cangas del Narcea), Morán (Llaviana), More (Carreñu), Mora (Ponga), Moros (Ayer, Colunga, Amieva), Moru (Cabrales, Parres, Colunga), Moratín (Quirós), Moro (Vilanova  d’Ozcos), La Moura (Lluarca), etc. Anque tamién hai llugares habitaos asgaya, comu: Mora (Corvera, Llena), Moru (Ribesella, Piloña) Morea (Ayer), La Moral (Llangréu, Llaviana), etc.

 

Cuntando con tolo anterior, paez nidiu qu’esta triba topónimos hai que los relacionar cola piedra y tamién col agua. ¿Quiciabes una litolatría tapecía?. Amás, hai que cuntar con que, dende una perspeutiva mitolóxica, los moros que tan frecuentes son nes referencies mítiques asturianes, (los qu’escuenden ayalgues y les mores encantaes de les cueves), representen los seres de les perfondidaes. Nun podemos dexar d’entruganos si hai daqué relación ente les dos perspeutives (toponímica y mitolóxi­ca). Pero esta ye una tema perinteresante qu’habrá de mirase afondando nel folklor mesmu y que dexaremos pa otra ocasión más afayadiza.

 

3. Torca’l H.oyu las Muñecas (Merodiu, Valle Bah.u de Peñamellera): un topónimu d’aniciu éuskaru.

 

Diz BALDINGER faciendo referencia a WAGNER (ZrP 49, 1929) que’l “nome vascu Latzmuñakaitz, (cuetos arispios del regueru), ye l’orixe de Las Muñecas, nel conceyu Sopuerta”. De xuru ha ser esi el mesmu raigón d’otru topónimu que conocemos perbién: la Torca’l H.oyu Las  Muñecas, Merodiu (Valle Bah.u de Peñamellera); paez que les carauterístiques del tarrén en custión -el h.oyu au s’atopa la torca ta cerquina’l Coteru las Muñecas- nun dexen dulda al respeutu.

 

4. Alrodiu los nomes de les cueves de H.ouporqueru (Llanes) y Valporqueru (Vegacervera): dos hidrónimos.

 

Cuantagüéi que los nomes d’estes dos cueves nos llamaben l’atención, neto que, de xuru, a otro muncho xente. Y anque, de mano, paecen ser dos topónimos evidentes, ello nun ye namái qu’otra trapa que mos pon al pasu la nomada asociación etimoló­xi­ca o etimoloxía popular.

 

Siguiendo a LLAMAZARES SANJUÁN, hai abondos apelativos asemeyaos nes llingües de l’ocidente d’Europa con un mesmu orixe. Asina, xunto a l’asturianu riegu, riega, atopamos en portugués y gallegu riego; n’aragonés riego; gascón arrèc, ariég, réc; n’antigu provenzal rèc; en catalán rega; n’euskera erreka, etc.

 

A les formes diptongaes riegu/riega, COROMINAS da-yos un finxu *REKU / *REKA al que-y atribúi un orixe iberu-vascu, anque reconoz que “ye probatible que s’amestare n’asturianu y gallegu col célticu RIKA, d’ascendencia indoeuropea, que dio orixe al francés raire (riegu) y a los provenzales rial, riala, riale, rigale, rialh, que sinifiquen regueru grande, riega y aseme­yaos”.

 

Pa LLAMAZARES SANJUÁN, tantu la forma céltica RIKA comu les formes REKU / REKA tán emparentaes col raigañu hidronímicu antigu européu, estudiáu por H. KRAHE, *REGH- (húmedu, regar), que ye l’orixe d’apellativos comu’l llatín rigare (regar) o l’albanés rierl (corre, surde, pinga); n’indoeuropéu non esistíen aspiraes sordes, polo que l’aspiración de *REGH- pudo celtizase comu REK-.

 

J. POKORNY deriva los apelativos cymr, rhych, antigu bretón rec, celta galu rica, francés raie (riegu, riega) d’una raíz *PRK- indoeuropea ocidental, con perda de p- por mor de la influencia celta. Y ye nesti raigañu *PRK au s’atopa l’orixe d’hidró­ni­mos aniciaos en Porca, comu H.ouporqueru y Valporqueru.

 

5. Bibliografía.

 

- Alonso Peña, Jesús en colaboración con la F.AS.E. El karst de La Llera (Balmori-Barru-Niembru-Posada-Quintana). Llanes. Tesina dirigida por Juan José González Suárez, presidente de la Federación Asturiana de Espeleología e Instructor de la Escuela Española de Espeleología y presentada a dicha Escuela en relación al IV Curso Estatal de Monitores de Espeleología, realizado en San Pedro de Soba (Cantabria) en Julio de 1992. Uviéu, 1995. 243 pp.

 

- Baldinger, Kurt. “Etimología popular y onomástica”. En  Lletres Asturianes, Nº 19 pp. 15-30. Uviéu, 1986.

 

- Canella, Fermín. Historia de  Llanes y su Concejo. Llanes, 1896.

 

- Corominas, Joan y Pascual, José R. Diccionario Crítico Etimológico castellano e hispánico. Tomos I-V. Ed. Gredos. Madrid, 1980.

 

- Díez Dizy, José Luis. “Campamento Porrúa’87”. En Filtra­ciones, Nº 4. Uviéu, 1987.

 

- Díez Dizy, José Luis y Río Fernández, José Luis del. “Nuevas aportaciones al Catálogo de Llanes”. En Filtraciones, Nº 14 pp. 11-17. Uviéu, 1990.

 

- Galmés de Fuentes, Alvaro. “Toponimia Asturiana y asociación etimológica”. En Lletres Asturianes, Nº 19 pp. 31-40. Uviéu, 1986.

 

- García Martínez, Francisco Javier. “¿Pseudogentilicios en la provincia de León?”. En Lletres Asturianes, Nº 53 pp. 43-48. Uviéu, 1994.

 

- Lajo Martínez, Xuan Xosé. “L’entamu del mundu y de los dioses na mitoloxía asturiana”. En Lletres Asturianes, Nº 56 pp. 203-213. Uviéu, 1995.

 

- Llamazares Sanjuán, Ángel. Agua, flora y fauna en los nombres de los pueblos de León. Tesis doctoral dirigida por el Dr. Emilio Alarcos. Universidad de León (Microfichas). Cap. Porca: 66.3.

 

- Llamazares Sanjuán, Ángel. “Rey, Reina y términos conexos en la toponimia leonesa”. En Lletres Asturianes, Nº 49 pp. 115-129. Uviéu, 1993.

 

- Puch, Carlos. “Torca del Joyu las Muñecas”. En Espeleolo­gía Asturiana Nº7 pp.26-30. Uviéu, 1983.

 

- Río Fernández, José Luis del. “A propósitu de la “Torca la Moría”: los moros na toponimia d’Asturies”. En Filtraciones, Nº 21 pp. 29-31. Uviéu, 1992.

 

- Varios  Autores.  Gran Enciclopedia Asturiana. Tomo 10. Xixón, 1970-1980.

 

- Villaverde Amieva, J.C. “La Moría, un topónimu de la marina oriental asturiana”. En Lletres Asturianes, Nº 23 pp. 19-36. Uviéu, 1987.